2006-02-23

Lo pre-reflexivo

...He comenzado a reflexionar, mi reflexión es reflexión sobre algo irreflexivo, no puede ignorarse a sí misma como acontecimiento, y por ello aparece como una verdadera creación, como un cambio de estructura de la conciencia y le compete reconocer más acá de sus propias operaciones el mundo que es dado al sujeto porque el sujeto es dado a sí mismo. Lo real hay que describirlo, y no construirlo o constituirlo. Esto quiere decir que no puedo asimilar la percepción a síntesis que son del orden del juicio, de los actos o de la predicación. En todo momento mi campo perceptivo está lleno de reflejos, de crujidos, de impresiones táctiles fugaces que no soy capaz de enlazar precisamente al contexto percibido y que, sin embargo, coloco desde luego, en el mundo, sin confundirlos jamás con mis ensueños...

Si somos prolijos observaremos que el acercamiento que realiza Merleau-ponty en su Prólogo a su libro La Fenomenología de la Experiencia, a la experiencia misma la realiza a partir de una metodología, e intenta describir como nuestro mundo y conciencia se unen, y no como comentan los constructivistas que el mundo y la mente se construyen en una ontogenia temporal. Veamos su principio,

La percepción no es una ciencia del mundo, no es ni siquiera un acto, una toma de posición deliberada, sino que es el fondo sobre el que todos los actos se destacan y está presupuesta por ellos. El mundo no es un objeto del cual posea la ley de su constitución por intermedio de mi yo, es el medio natural y el campo de todos mis pensamientos y de todas mis percepciones explícitas. La verdad no “habita” solamente en el “hombre interior”, o mejor dicho, no hay hombre interior, el hombre es en el mundo, y es en el mundo donde se conoce.

La espiga y el viento

Si realizamos una reflexión contínua en referencia a nuestro proceso de encarnar una situación concreta, veremos como se nos gesta un momento, a partir de una colaración emotiva, y una orientación cognitiva (intencional).
Veamos un reflexión encarnada, en el famoso texto Tao Te Ching:
Lo más tierno de este mundo
domina a lo más duro.
La nada sola se inserta en lo que no tiene grietas.
En lo cual reconozco la eficacia de la no acción.
A la enseñanza sin palabras,
A la eficacia de la no-acción,
nada puede igualarlas.