2005-12-28

El Hombre y su unicidad

Soren Kierkegaard Diario íntimo (fragmento) " Imaginemos a un pajarillo: por ejemplo, una golondrina enamorada de una jovencita. La golondrina podría, por lo tanto, conocer a la muchacha (por ser diferente a todas las demás), pero la joven no podría distinguir a la golondrina entre cien mil. Imaginad su tormento cuando, a su retorno en primavera, ella dijera: Soy yo, y la joven le respondiera: No puedo reconocerte. En efecto, la golondrina carece de individualidad. De ahí se deduce que la individualidad es el presupuesto básico para amar, la diferencia de la distinción. De ahí se deduce también que la mayoría no puede amar de veras, porque la diferencia de sus propias individualidades es demasiado insignificante. Cuanto mayor es la diferencia, mayor es la individualidad, mayores son los caracteres distintivos y mayores los rasgos reconocibles. En este profundo sentido se comprende el significado del hebreo: conocer a su mujer, refiriéndose a la unión matrimonial; pero cobra un sentido más profundo en lo que se refiere al alma, al carácter distintivo de la individualidad. " Develemos nuestra unicidad, develemos nuestra esfera del ser...

2005-12-20

J. Bowlby: Una Teoría del Attachment como un Proceso Relacional Regulador del SELF

J. BOWLBY nace en Inglaterra el 27 de Febrero de 1907. Este genera uno de los corpus teórico-empírico más acabados dentro del Psicoanálisis después de Freud, el marco integrado de la experiencia relacional, La teoría del Apego. El trabajo Bowlby realiza es de caracter transdisciplinario, en el que combina el empirismo científico de la Etología, con la perspectiva del Psicoanálisis, la Cibernética de su época, y las Teorías Cognitivas. Dentro de sus conclusiones, mostraré un extracto: La función básica es la búsqueda de protección y cuidado en momentos de aflicción, basada en la evaluación de peligro, de manera no-conciente movilizando el reestablecimento de la proximidad de las figuras de apego, para que luego el infante sea capaz de volver a sus actividades de exploración. Las bases de la conducta de apego son: a. Un sentimiento básico de confianza en relación al mundo. b. La regulación de la emoción, estimulación, tensión, y el control de impulsos. c. La evaluación conciente y no-conciente de los otros y el mundo. d. la capacidad del infante de explorar tiene efectos directos e indirectos en el sentirse efectivo y competente en el mundo interpersonal, y en su desarrollo emocional y social. Esta conducta de eapego es un termostato que mantiene un conjunto de metas a través de sistemas de retroalimentación vía sensores internos, denominados Modelos de Trabajo Interno, es decir, la regulación endógena y de expectativas en desarrollo de interacciones salientes del organismo con el medio interno y externo. El cual queda establecido a partir de un sistema diádico de conductas.

Un Maestro En-acción...

En esta fotografía vemos al maestro siendo entrevistado por la prestigiosa cadena de televisión BBC de Londres, unos años antes de su muerte... Es la imagen del día?...

La Muerte de un grande

Con fecha 15 de Diciembre muere el desatacado filósofo español Julían Marías, y a falta de mejor memoria y mayor justicia histórica para con su aportación a la cultura española, tiene algo de "eterno retorno" el que la muerte de Julián Marías (Valladolid, 1914-Madrid, 2005) haya venido a coincidir, con el año en que se conmemora el cincuentenario de la muerte de su maestro. Es indudable que Marías será recordado fundamentalmente como eso, discípulo de Ortega y Gasset. Sin embargo podemos citar sus trabajos invaluables como son, Historia de la filosofía (1941), La filosofía española actual (1947), El método histórico de las generaciones (1949), Antropología metafísica (1970) o España inteligible: razón histórica de las Españas (1985). Marías vivió adversas condiciones históricas: "circunstancia y vocación", como escribiera en el título de uno de sus principales trabajos sobre Ortega. Marías no pertenenció a la primera generación de discípulos orteguianos, como José Gaos, y en parte, Xavier Zubiri, quienes ya presentaban desarrollos teóricos personales al momento del estallido de la guerra civil en España. Permaneciendo en la España franquista, haciendo lo posible por mantener viva la simiente orteguiana de una cultura filosófica, lo cual no le resultó nada fácil: tras la guerra, fue encarcelado, y en 1942, su tesis doctoral fue suspendida, y aunque a la vuelta de Ortega a España colabora con éste en la fundación del Instituto de Humanidades, pudo doctorarse al fin y comenzar a publicar en la prensa diaria, pero sin poder acceder a un puesto de profesor en la Universidad española, por no manifestar adhesión al régimen Franquista.